El paisaje cultural es aquel que se emplea en los estudios patrimoniales para describir la simbiosis de la actividad humana con su entorno y, por lo tanto, el resultado de la interacción, en el tiempo, de las personas y el medio natural. El paisaje constituye una realidad dinámica y cambiante ya que es el resultado de procesos ambientales, sociales y culturales que se han sucedido a lo largo del tiempo en el territorio. Estos procesos se dan por las formas de vida, las políticas, las actitudes y actividades y las creencias de cada sociedad.

 

Por la dimensión del territorio que define al paisaje, las actividades  que generaron los paisajes culturales dentro de una perspectiva histórica, son los siguientes:

  1. Actividades agrícolas, ganaderas y forestales, marinas, fluviales y cinegéticas.
  2. Actividades artesanales en relación con las anteriores.
  3. Actividades industriales como la minera, la gran industria, la energía, et.
  4. Actividades de intercambio y comerciales.
  5. Actividades relacionadas con acontecimientos sociales de carácter lúdico, simbólico o ritual, religioso, artístico, etc.
  6. Actividades ofensivo-defensivas, como instalaciones defensivas, campos de batalla, etc.
  7. Sistemas urbanos o asentamientos históricos con protagonismo en la construcción de detrerminados paisajes a lo largo del tiempo.
  8. Grandes infraestructuras de comunicación y transporte, hidráulicas, etc, como artífices principales de la construcción histórica del paisaje.
  9. Escenarios asociados a acontecimientos históricos.

 

“El verdadero viaje de descubrimiento consiste no solo en buscar nuevos paisajes, sino en ver las cosas desde una nueva perspectiva.”

Marcel Prous

 
TITULO
DESCRIPCION