La fotografía abstractiva o abstracta es aquella en la que el objeto representado se limita a tan solo unos fragmentos, rasgos, texturas, colores o contrastes; no implicando la ausencia de elementos figurativos o claramente reconocibles pero que simplifiquen o reduzcan la imagen a alguna de sus características esenciales.

 

Con este fin, se pueden utilizar diferentes técnicas como primerísimos planos sobre el motivo fotografiado, perspectivas poco habituales del elemento en cuestión, el movimiento o el desenfoque que desdibuje en cierta medida el objeto, el producir una imagen en la que el objeto se represente de una forma repetitiva a través de un espejo o cualquier otro medio que pueda producirla, etc.

 

Esta manera de querer representar fotográficamente las cosas es ideal para dar rienda suelta a la creatividad e imaginación, posibilitando un enorme campo de experimentación.

 

Todos tenemos hambre y sed de imágenes concretas. El arte abstracto habrá sido bueno para una cosa: para restaurar su virginidad al arte figurativo.

Salvador Dalí

 
TITULO
DESCRIPCION